• Green Energy Solutions

Qué son las “zonas verdes” que algunos matemáticos plantean para salir de la cuarentena


Una ciudad se dividiría en zonas y estas, a su vez, en células que gradualmente se designarían "verdes". Getty Images

La pandemia de covid-19 ha puesto a prueba el mundo. Nunca antes hemos estado tan conscientes de las muchas maneras en las que podemos entrar en contacto con tantos otros. Nos hemos visto forzados a reevaluar y readaptar hábitos cotidianos, desde estrechar la mano hasta el simple acto de abrir una puerta. Esto se debe a que el virus se propaga mediante la proximidad física: el contacto directo entre personas (darse la mano, besos y abrazos), tos o, inclusive, tocar objetos con contaminados con gotitas. La suma de todos estos tipos de contacto forma una gran y dinámica red -como cuando Facebook mapea nuestra interacción social online. Desconectar o debilitar esta extensa red es el propósito clave de las medidas de distanciamiento social que se aplica alrededor del mundo. Cómo saldremos del confinamiento es el próximo desafío. Será importante evitar un resurgimiento del virus mientras se reduce el impacto social y económico. Las propuestas van desde crear una inmunidad de rebaño hasta mantener intacto las medidas de confinamiento hasta que se desarrolle un tratamiento o una vacuna. Nosotros formamos parte de un grupo de matemáticos y economistas especializados en crear modelos de situaciones aleatorias e inciertas. Proponemos una estrategia de salida que mitigue los riesgos de salud de los primeros y los riesgos sociales y económicos de los últimos. Esta sigue la línea de otras ideas como la de mantener los controles impuestos sólo a los grupos de alto riesgo.


Se debe interrumpir la gran red de humanos conectados. Getty Images

Nuestra propuesta -recientemente publicada- está basada en dos elementos clave. Primero, en identificar zonas verdes, o sea las áreas donde el sistema sanitario es operacional, la tasa de infección es baja y los riesgos futuros aparentan ser manejables. Y en segundo lugar, unir progresivamente estas zonas verdes una vez sea seguro hacerlo. Zonificación

El propósito del confinamiento es dividir a la población mundial en subredes desconectadas, entre las cuales el movimiento es limitado. Pero ese tipo de divisiones están lejos de ser completas. En Francia, donde tenemos nuestra base, se le pide a la gente a que se mantenga dentro de un radio de 1 km de sus casas. Aunque esa medida ralentiza significativamente la propagación, el virus todavía puede viajar a través de una red completa. En una ciudad como París, dos personas que estén separadas por 2 km de distancia podrían seguir compartiendo el mismo supermercado, así que todos los habitantes dentro de esta ciudad de 10 km están conectados dentro de cinco grados de separación.


Dos personas pueden vivir a kilómetros de distancia pero compartir el mismo supermercado. Getty Images

En lugar de aplicar un radio límite de movimiento para cada individuo, como es el caso en Francia, proponemos que funcionaría mejor si a las personas se les permitiera moverse entre áreas desconectadas, como países, ciudades o municipios. Obviamente, tal división sería más fácil de cumplir entre ciudades separadas que entre los municipios de una misma ciudad. Por lo tanto las divisiones entre ciertas zonas necesitarían imponerse legalmente, mientras que las divisiones entre otras zonas serían simplemente recomendadas. Por supuesto que esto representaría un aumento del control estatal en muchos países. Tales medidas de zonificación han sido aplicadas con éxito en varias regiones de China, especialmente en Wuhan. Esto reduciría las conexiones entre las diferentes áreas e impediría que el virus viaje por todo el territorio. Como es imposible cercenar completamente las conexiones debido a la necesidad de desplazamiento de trabajadores clave -y que algunas personas ignoran las reglas- incorporamos esa variante en nuestro análisis. Etiqueta verde

La zonificación verde haría más fácil la transición a la vida normal, una vez el brote inicial sea contenido. Para controlar el proceso y el inevitable resurgimiento parcial del virus, sugerimos una estrategia basada en un reciente artículo del economista español Joan Monràs. Él propone primero abrir zonas que actúan como mercados laborales locales -áreas que implican un alto nivel de desplazamiento interno, pero poco desplazamiento por fuera de estos.


La creación de zonas libres de coronavirus haría más fácil la transición a la vida normal. Getty Images

Sugerimos que cada nación debería ser dividida en áreas geográficas, o células, de entre 5.000 y 100.000 habitantes. Para limitar los daños económicos, estas divisiones deberían tener bajo consideración las “zonas de desplazamiento al trabajo”, o sea las zonas que comparten muchos lazos económicos. Cada célula se etiqueta roja o verde, dependiendo de su actual estatus con respecto a covid-19. En las células rojas, la situación sería similar a la de confinamiento. Se mantendrían en su lugar las medidas sanitarias, las restricciones de apertura de tiendas y las restricciones para salir de casa. Además, para poder abandonar su propia zona, se necesitaría un certificado especial reservado para trabajadores y otras razones importantes. En contraste, la vida regresaría paulatinamente a lo normal dentro de las células verdes. Consideremos una localidad de 10.000 habitantes donde la mayoría de la gente trabaja en una fábrica local o en otras labores dentro de la comunidad. Una vez el virus está bajo control y no se detecten nuevas infecciones durante varios días consecutivos (determinados por una estricta prueba aleatoria como la propuesta por el Nobel de Economía Paul Romer), la localidad recibiría la etiqueta “verde”. Sus habitantes podrían, entonces, regresar a sus interacciones sociales y económicas cotidianas dentro de su zona, aunque los viajes fuera de su localidad estarían restringidos. Después de aproximadamente una semana, cuando el virus esté bajo control entre un pequeño número de células verdes vecinas, estas serían consolidadas en una “zona verde”. De esta manera, se crearían zonas verdes cada vez más grandes, con la gente compartiendo las mismas tiendas, lugares de trabajo, parques y escuelas. Regresando a nuestro ejemplo parisino, todos los distritos (arrondissements) se irían consolidando sucesivamente hasta finalmente unir a toda la ciudad.


La ilustración indica cómo, después de unos días, las células se vuelven verdes y luego se consolidan en zonas verdes. Miquel Oliu-Barton y Bary S. R. Pradelski

La definición exacta de lo que constituiría una zona verde y cuándo unirlas dependería de cada país específico y tienen que definirse en consulta con expertos médicos, epidemiólogos y económicos. En algunos casos, sería preferible referirse a ellas como “amarillas” para resaltar el hecho que todavía se mantienen activas muchas restricciones. Las pruebas y las zonificaciones, naturalmente, no serían perfectas. Así que algunas zonas verdes inevitablemente registrarían un resurgimiento de la infección y, por ende, dejarían de ser “verdes”. Cuando esto suceda, se perdería la etiqueta verde de toda un área y regresaríamos a la anterior situación de confinamiento.


La detección de una célula roja genera la revisión de las zonas a rojo para contener el virus. Miquel Oliu-Barton y Bary S. R. Pradelski

Las ventajas de la zonificación verde

Este proceso de consolidación (reunificación) podría parecer tedioso, a medida que las zonas verdes se puedan frecuentemente aumentar pero también reducir de cuando en vez. Pero nuestro estudio sugiere que cuando la probabilidad de nuevas infecciones se controle, este proceso permitiría un exponencialmente rápido regreso a la normalidad. Un país como Reino Unido, según nuestros simulacros, podría quedar reunificado en entre dos y cuatro meses. Eso, suponiendo que se mantengan las medidas sanitarias necesarias y que las pruebas estén ampliamente disponibles. Mientras que la consolidación de zonas verdes exige que el proceso sea cuidadoso, es eficiente. En un sentido, esta estrategia implicaría la desconstrucción de la sociedad en sus unidades fundamentales, antes de reconstruir la sociedad con esas mismas unidades. La zonificación verde permitiría la rápida reunificación y la minimización del impacto social y económico al restaurar las relaciones normales lo antes posible. También habría la posibilidad de adoptar la zonificación verde según la capacidad de cada región de aplicar otras medidas, como la disponibilidad de pruebas o certificados de inmunidad o prácticas de precaución sanitaria.


Las reglas que se aplican a cada zona necesitarían estar claramente definidas. Getty Images

Para cosechar todas las ventajas que ofrece la ejecución de la zonificación verde, se deben tomar importantes decisiones de política. La definición de las zonas requiere tener en consideración los vínculos sociales y económicos. Las reglas que se aplican a cada zona necesitarían estar claramente definidas. Es importante que todas las medidas, incluyendo la zonificación verde, reciban el apoyo del público -que podría no ser fácilmente posible, dado el significativo incremento de las medidas de vigilancia involucradas. Ha llegado el momento de considerar una estrategia de salida. Nuestro modelo matemático sugiere que alguna versión de la zonificación verde la podría ofrecer. A través del aumento progresivo de zonas verdes, tendríamos la oportunidad de reconstruir nuestra interactividad social y económica de forma segura, eficiente y rápida.


Fuente: https://www.bbc.com/mundo

© 2020 Green Energy Solutions. Todos los derechos reservados.